Universidad de Puerto Rico
Recinto de Río Piedras
Facultad de Ciencias Sociales


ISSN 1948-559X

 

INICIO JUNTA EDITORIAL JUNTA EDITORIAL INTERNACIONAL CONVOCATORIAS CONTÁCTENOS

EN EL ESPEJO CON LACAN.
A 60 AÑOS DE LA PRESENTACIÓN DEL ESTADIO DEL ESPEJO
1

 

IN THE MIRROR WITH LACAN.

60 YEARS SINCE THE PRESENTATION OF THE MIRROR STAGE

 

Jesús Manuel Ramírez Escobar 2

 

Licenciado en Psicología por la Universidad Veracruzana (México), becario del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la misma universidad dentro de la cual fungió como docente adjunto. Ha publicado diferentes artículos tanto a nivel nacional como internacional en revistas especializadas en consonancia con el psicoanálisis y sus distintas relaciones con las disciplinas humanísticas. Egresado de la Maestría en Psicoanálisis de la Universidad de Buenos Aires, donde actualmente cursa el Doctorado en Psicología.

Palabras clave: Estadio del espejo, yo, imagen corporal, sujeto.

 

Resumen

 

En este trabajo se presenta un análisis del texto: "El estadio del espejo" de Jacques Lacan de 1966, abordando los hechos históricos que rodearon la presentación original de este texto en 1949 y los fundamentos teóricos que se pueden rescatar ya sea desde la filosofía de Levinas como en las enseñanzas de filosofía hegeliana de Kojève en Paris; a su vez, mediante un recorrido textual se observarán las ideas que se prestaban en la psicología en aquel tiempo a través de aportaciones de la psicología cognitiva de Wallon y Bühler. Con la finalidad de demostrar que la alteridad es parte constitutiva de la formación del Sujeto.

Palabras Clave: Estadio del espejo, Yo, imagen corporal, sujeto.

 

 

Abstract

 

This paper presents an analysis of the text: "The mirror stage" of Jacques Lacan (1966), addressing the historical facts surrounding the filing of the original text in 1949 and that the theoretical can be rescued either from the philosophy of Levinas in the teachings of Kojève of Hegelian philosophy, in turn, through a textual tour ideas are observed to be performed in psychology at that time through contributions from the cognitive psychology of Wallon and Bühler. Aiming to demonstrate that otherness is constitutive of the formation of the subject, to conclude in the vital importance of this text in the current clinical.

Keywords: Stage of the mirror, I, body image, subject.

 

----------------------------------------------

En el transcurrir del año de 1936, para ser precisos con lo expuesto por Roudinesco (1995, p.167): el 31 de julio; un joven psiquiatra francés hasta ese momento desconocido y apenas ingresado en el organismo rector del psicoanálisis en 1934 a través de la Sociedad Psicoanalítica de Paris, arriba al curul de los exponentes del primer congreso internacional de la IPA organizado en Marienbad, con la finalidad de dar a conocer una nueva propuesta con referencia a la formación del yo(je) dentro de la teoría psicoanalítica, es aquí, en el marco contextual de las disputas entre Kleinianos y Annafreudianos que pugnaban por la supremacía de sus propias teorías, escuchaban y criticaban mordazmente a todo el que se pusiera enfrente.

Este joven llamado Jacques Lacan buscaría la venia de los altos mandatarios del psicoanálisis y así constituirse como uno de los principales teóricos de la Escuela Francesa. Sin embrago, es interrumpido por el director de este organismo internacional, Ernst Jones, quién dará por finalizada la presentación y será regañado por Kriss con un simple "eso no se hace", hecho que en fecha y hora (3 de agosto a las 15:40) Lacan nunca olvidará como podemos ver más adelante en sus Ecrits .

Esta ponencia sería posteriormente presentada y acogida con agrado el 17 de julio de 1949 en el marco del XVI Congreso Internacional de Psicoanálisis en Zurich, intitulada como "El estadio del espejo como formador de la función del yo (je) tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica".

Este tan exhaustivo título ocultaría la matriz del pensamiento lacaniano: la constitución del conocimiento propio partirá del Otro, que no tan sólo es fundante sino inclusive alienante. Las bases del estudio de la paranoia que Lacan había hecho en su tesis doctoral con Aimée y posteriormente con el caso de las hermanas Papin rendían frutos teóricos; aquella usurpación de la personalidad que motivaba al autocastigo ahora se alejaría del terreno de lo patológico y clasificable para establecerse en la normalidad del desarrollo de todo ser humano.

El hecho de que Lacan propusiera este planteamiento no sólo orillaba al rechazo sino también se modificaba aún más la noción de la locura propiamente dicha.

Esta ponencia de 1949 es clara al hablar de una separación total de la razón cartesiana ( cogito), con lo que se daría a entender de manera clara un alejamiento de la constitución cognitiva del individuo en estado infans para dar paso a la idea de desarrollo libidinal del que Freud hablaría a lo largo de su teoría sexual, de esta manera abría una brecha entre los postulados de Henri Wallon y los propios, de tal forma que estaríamos hablando de no sólo un regocijo del niño ante su propia imagen sino de una entera Aha Erlebnis , una fascinación ante su propia constitución a través de procesos libidinales que marcarán su desarrollo posterior. El "retorno a Freud" aún no llegaba como tal pero daba muestras de su gestación. (3)

El periodo de lo imaginario cobra vida desde los estudios que realizara Lacan con Kojève sobre Hegel y su fenomenología del espíritu que lo motivarían a investigar sobre la formación de esa estructura llamada Yo, tomando como referencia, en palabras de Massota (2001), nociones hegelianas como la "conciencia de sí". Dicha estructura se encontraba ampliamente trabajada en aquellos momentos por la Ego psychology pero, a entender de Lacan desde su primera lectura de Freud, de forma desviada, ya que separaba tajantemente al Yo del Ello como estructuras que se encontraban en pugna, lo que movería en Lacan la inquietud de re-entender a esta estructura desde el concepto de la identificación que no sería dada más que por la presencia de imagos del exterior.

Para realizar este planteamiento tomaría como base la idea de Wallon (1999), psicólogo cognitivo francés, quien explicará de manera evolucionista que la transformación del individuo en sujeto se da en un marco de relación con el medio, este proceso se da en los niños cuya edad oscila entre los 6 y 8 meses de edad permitiéndole unificar su yo en lo que Lacan llamaría una Gestalt dejando a un lado el cúmulo de sensaciones que se atraviesan en la experiencia infantil previa donde lo percibido genera la idea de un cuerpo fragmentado que interfiere en la constitución del futuro sujeto.

El transitivismo y la alienación, son dos procesos referidos por Lacan a los hallazgos de Charlotte Bühler acerca del transitivismo normal, donde el niño que pega, dice haber sido pegado y el que ve caer a alguien más, llora. Es así como se da una primera relación entre el mundo interior (Innenwelt) y el mundo exterior (Umwelt), el paso de la especulación de la imago llegaría posteriormente a constituir al orden de lo simbólico en medida en que el individuo en estado infans (sin palabras) conozca el lenguaje y en palabras de Lacan "lo universalice en su función de sujeto" (2003, p.87).

Como ya mencioné anteriormente la imagen determina la vida del individuo, la realidad psíquica es establecida por primera vez de forma clara, la ficción es parte natural de la normalización libidinal del individuo, nace la fantasía, la dualidad es creada con lo social y surge aquí un concepto re-entendido por Lacan, el moi-idéal que representa la idea que el individuo tiene de sí mismo en forma arcaica y que posteriormente delimitará las identificaciones posteriores.

De esta forma nacería, en contraparte, el je lacaniano, aquella estructura que en los esbozos de la teoría de Lacan sería complementaria de los puestos imaginarios de la personalidad conocidos como la segunda tópica freudiana, y asignándole la función de ser el lugar donde el sujeto puede reconocerse, aunque más tarde se le reconocería dentro del orden de lo simbólico.

La revolución teórica de Lacan lleva a la máxima "el hombre no se adapta a la realidad, la adapta a él" (2003, p.92), la autonomía total del ser humano se quebranta ante su dependencia a lo externo, con esto se habla no sólo de un postulado psicoanalítico sino ontológico, la pregunta heideggeriana por el sentido del Ser es vista desde aquí desde un concepto abstracto, el Otro. Dicha noción es planteada anteriormente por Emmanuel Levinas, filósofo de la alteridad, ya que plantea el camino del "ser-para-la-muerte" cuyo porvenir no puede ir más allá de la temporalidad, busca entonces vencer este problema a través del pasaje auténtico al tiempo del Otro mediante lo que se llamaría desde este autor: ética (Levinas, 2001), lo que establece ciertas relaciones con la teoría de Lacan y su Autre sobretodo al hablar de un yo, ambos teóricos lo entienden como un producto de la identificación por excelencia siendo ésta un origen del fenómeno mismo de la identidad.

Al tocar el punto de la identificación con el Otro no se puede dejar a un lado la noción del doble que marcará un aspecto fundamental, el proceso de relación del individuo con la imago no es sólo de reconocerse simplemente sino que al encontrar una figura que reproduzca sus propios movimientos se llega a la idea de que el yo no es una unidad del todo sino que existe algo más allá de la persona que realiza las acciones, el aparato paranoico se pone de manifiesto en aras de una verdadera búsqueda del conocimiento de sí mismo, se funda el conocimiento paranoico, aquel que toma en cuenta la manifestación de diversas realidades psíquicas, por de más heterogéneas, respondiendo en formas arcaicas con la denuncia de insatisfacción ante lo irreal. Es aquí, en esta puesta en escena de la rivalidad con el otro, donde la agresividad es constitutiva del sujeto quien tendrá que distinguir su presencia por medio de la exclusión, para así diferenciarse anticipándose en contraste de la insuficiencia que experimentaba en un estado anterior.

El yo no puede no ser sino especular, narcisista y paranoico, lo cual no implica que el sujeto lo sea. Se trata de la tensión agresiva natural que instaura la agresividad como parte estructural del psiquismo. Lo que es visto en la tendencia a eliminar al rival especular, propia de todo vínculo fraternal: competencia, hostilidad, deseo del deseo del otro solo para sí mismo en el entronizamiento narcisista del yo debido al paso del autoerotismo al narcisismo primario.

Podemos comparar esto con uno de los cuentos de Edgar Allan Poe: William Wilson (que dicho sea de paso, Poe era uno de los escritores favoritos de Lacan, como puede verse en su seminario de La carta robada)

Este magnífico cuento toca el tema de un personaje que se siente perseguido por un ser parecido a él quien realiza todas las actividades que regularmente hacia en su vida cotidiana, sus allegados y congéneres le platican de los actos que supuestamente él llevó a cabo. Es en este momento donde se despierta la idea de encontrar razón a los hechos y es aquí como casualmente encuentra a su doble al que decide matar, al momento de atravesarlo con la espada, éste ríe y le explica al personaje central que los dos son uno y que dependen uno del otro, al oír esto Wilson cae muerto.

De esta manera se puede vislumbrar el acercamiento a la frase "yo soy Otro", de la que Lacan es fundador al hablar del mecanismo paranoico y de sus diferencias con la mezcla de las pulsiones de vida y muerte provenientes de Freud.

Este hablaría de la creación de un yo arcaico desprendido de la expulsión de lo insatisfactorio, a la par de la internalización de las experiencias satisfactorias ejemplificadas bajo el mecanismo del Fort Da . Tomando como referencia los primeros acercamientos hacia el mundo, mostrándose insatisfecho por medio de juicios completamente premorales. Al tocar estas diferencias se observa que para Freud la constitución del yo se da desde dentro siendo que para Lacan se da de manera inversa, de fuera hacia adentro.

Al terminar el estadio del espejo, Lacan postula que la dialéctica social con ese mundo persecutor mediatiza al saber humano en el deseo del Otro, los objetos son constituidos en una equivalencia abstracta por la rivalidad del otro limitando al yo ( je ) a una normalización con base cultural. Lo que se conoce es por que anticipadamente a pasado por el Otro.

En esta alienación del sujeto en el Otro, el infans se identifica y se experimenta y comienza entonces la circulación del deseo: hacerse reconocer, hacerse desear y desear el deseo del Otro: Imagen, palabra, alimento y cuidados, no expresan sino, el rumbo de la pulsión, en sus distintas modalidades, oral, anal, mirada y voz, a lo que se agrega el contacto, que va dando cuenta de la inscripción de las representaciones en el inconsciente, que dará paso a la historización en proceso de la estructuración psíquica del sujeto sostenido en el deseo del Otro.

Entendiendo la idea del "espejo" como una metáfora, la relación de la mirada de la madre será fundamental para el niño, Lacan otorga un lugar importante a ese imaginario engrosado donde acontecen las especulaciones sostenidas por el investimento libidinal del Otro que lo asiste en su mirar. Allí está en juego el deseo de la madre, es decir, la castración materna, su estructura inconsciente, presente en su modo de amar al hijo.

Se plasma así la matriz simbólica, el ideal del yo, que en un juego eterno de alternancia con el yo ideal impregnan el cambio de identificación donde la imagen siempre es relevante y en el futuro constituirá el Superyó del cual podrían devenir ciertas patologías obsesivas por citar un ejemplo.

Otro punto tratado por Lacan en este escrito es la falsa conceptualiación del yo como un sistema centrado en la base de la percepción-conciencia y organizado por el principio de realidad, este manejo teórico fue utilizado desde la ideología de la escuela de la Ego Psychology la cual fue blanco de duras críticas de Lacan alrededor de sus seminarios por alejarse de la teoría del Inconsciente freudiano. Esta escuela fundada por Anna, la hija del creador del psicoanálisis, propone un regreso a lo primordial, que es la cura y la readaptación del individuo a un medio social por medio de la intensificación de su Yo. Lacan reacciona con furia ante tales enseñanzas y premisas sobre las cuales era tratado, ya que cabe recordarse que su analista (Loweinstein) era partidario de esa escuela, que evitaban el contacto con el Ello limitándose a la estudio del inconsciente sólo por medio de los mecanismos de defensa de los cuales se destaca la Verneinung que para Lacan es parte de los procesos latentes del inconsciente donde se verificará el engaño de la fantasía construida ahora llamada Yo, y que Freud la teorizaría como un proceso de conocimiento y reconocimiento de los objetos de la realidad a los que posteriomente se vinculará.

Por último, cabe señalar que la teorización sobre la formación del yo ( je ) en el niño tiene una aplicación cabal con la práctica analítica ya que en el setting analítico es de gran ayuda el conocer las características del sujeto al pasar por este estadio fundante de su propia imagen, hecho que para el tratamiento con psicóticos es de vital importancia, ya que estos mismos han eliminado el traspaso de lo imaginario, se han escindido de la realidad, su yo se ha dividido, por lo que su actuar es con certeza lo que los lleva a proceder como si las representaciones - palabra fueran representaciones - cosa , la simbolización es escasa pero sin embargo está presente en alguna medida del delirio.

Retomando la idea del empleo de esta teoría en la técnica analítica, se puede observar como un modelo de acercamiento del analista con respecto del analizante ya que la función del primero será la de dar una proyección de la figura del segundo en la medida en que este maneje su discurso.

Es por esto que la emisión de juicios por parte del analista es una acción que limita al yo ( je ) del analizante para que de esta manera se encuentren dos cuerpos y un solo discurso, así, es como se cometen los errores terapéuticos en la actualidad, dentro las clínicas psiquiátricas se realizan diagnósticos a todas horas, asignando identidades a los pacientes quienes se apropiarán de estas.

Dice Lacan al final del texto que al hablarle a un paciente con la frase "tú eres eso" se le está revelando su destino mortal, se le encarcela no sólo en una clínica, asilado de todo tipo de contacto con aquello que lo fundó, sino que se le asigna una identidad que tendrá que aceptar para readaptarse a la sociedad.

El tema de la construcción del sujeto no es algo que se puede explicar simplemente desde el pensador francés. El combate con la autonomía del este concepto filosófico frente al discurso científico se ha logrado gracias a los aportes de gente como Foucault, Althusser, Lacan, Barthes, los Basaglia entre otros, quienes desde la lucha por la verdad, el combate ante la ideología, el debate frente a la obra y el autor, y el movimiento antipsiquiátrico son muestras del inicio de un cambio en la percepción del ser humano para ser ahora llamado sujeto, pero ¿Sujeto a qué?, ¿al Inconsciente?, ¿al medio?, ¿al Otro?, estos serán los puntos divergentes en esta actual teoría del sujeto.

Para concluir, me gustaría mencionar que en tiempos del avance tecnológico, en el aspecto médico, la psiquiatría desde su anexión al estrato jurídico como lo menciona Foucault (2002) en su artículo: "Sobre la formación de la categoría de individuo peligroso en psiquiatría", ha pretendido luchar por la deshumanización del Ser con el afán de fundamentarse como rama de la ciencia a la par de la medicina, la complementariedad de los discursos jurídico y médico han suscitado un olvido de la categoría de Sujeto en la psicología, para muestra se observa la creación de manuales clasificatorios de la normalidad ante el incremento de la psicopatología como el DSM IV- TR, así es que la clasificación y el saneamiento social apuestan a un retroceso del pensamiento ahora tratado, la contribución del estadio del espejo de Lacan, a sesenta años de su presentación, no es sólo una herramienta psicoanalítica sino un parteaguas para el desarrollo de nuevas conceptualizaciones y disertaciones con respecto a su conformación psíquica en el marco de las relaciones del ser humano con su medio, con ese Otro al cual presume dominar pero que en el fondo ignora, a través de un abrupto narcisismo, que es por él que puede verse a sí mismo como reflejo del deseo de alguien más.

 

 

 

Referencias

 

Foucault, M. (2002). Obras Esenciales Estética, Ética y Hermenéutica Vol. III. Madrid: Paidós.

 

Freud, S. (2005). Más Allá del Principio del Placer En: J. Strachey (Ed.) y J.L. Etcheverry y L. Wolfson (Trads.). Obras completas (Vol. XIX, p. 1 - 76). Buenos Aires: Amorrortu. 2005. (Trabajo original publicado en 1920)

 

Lacan, J. (1998). De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad (6ª ed.) México D.F: Siglo XXI Editores. (Trabajo original publicado en 1932)

 

Lacan, J. (2003). Escritos I (23ª. Ed.) México D.F. Siglo XXI Editores. (Trabajo original publicado en 1966)

 

Levinas, E. (2002). La huella del otro México D.F. Taurus.

 

Masotta, O. (2001). Lecturas de psicoanálisis Freud Lacan . ( 2ª. Ed.) Madrid: Paidós.

 

Poe, E. A. (1996). Selección de cuentos y relatos . México D.F. Editorial Edicomunicación.

 

Roudinesco, E. (1995). Jacques Lacan. Esbozo de una vida, historia de un pensamiento . Barcelona. Anagrama.

 

Wallon, H. (1999). Evolución psicológica del niño . México D.F. Crítica.

 

 

Notas

1) Trabajo de investigación realizado dentro de la Maestría en Psicoanálisis en la Universidad de Buenos Aires para la cátedra de Metapsicología I. [arriba]

(2) Licenciado en Psicología por la Universidad Veracruzana (México), egresado de la Maestría en Psicoanálisis de la Universidad de Buenos Aires (Argentina) y alumno del Doctorado en Psicología de la misma Universidad. e-mail: jemaraes@gmail.com. Dirección: Charcas #2553, CEP: 1213, Buenos Aires, Argentina, TE: (54) 11 48227294.[arriba]

(3) Se aclara que la publicación oficial de esta ponencia se realiza hasta 1966 en los Écrits de Lacan, en español: " El estadio del espejo como formador de la función del yo (je) tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica " en LACAN, J. Escritos I 23ª. Edición México D.F. Siglo XXI Editores. 2003. 86-93 p. [arriba]

 

 

 

 

Vol. 1
Año: 2009
CONTENIDO:
ARTÍCULOS | RESEÑAS

Guillén, J. "Introduction du concept de vacillation : une représentation dynamique de l'émergence du sujet en situation clinique"

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

Vázquez, A. "El estigma sobre la drogadependencia y su relación con la Accesibilidad a Servicios de Salud"

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

Ramírez, J. "En el espejo con Lacán. A 60 años de la presentación del estadio del espejo"

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

Deitinger, P.; Nardella, C.; Bentivenga, R.; Ghelli, M.; Ronchetti, M.; Bonafede, M. "Mundo laboral y jóvenes en Italia: estudio cualitativo sobre imágenes y representaciones"

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

Muñoz, A. "Maternidad: significante naturalizado y paradojal: desde el psicoanálisis hasta el feminismo"

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

Parra, M. "Articuladores Simbólicos de la Movilización Social en México: entre la Utopía Zapatista y el ¡No a la Guerra!"

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

Ramírez, J.M. "Complemento Epistemológico Sobre El Debate Del Psicoanálisis Con Las Tcc. "

[Leer artículo: HTML o PDF]

 

RESEÑAS

Gonzalo, M. "La Antología para el cambio social: La comunicación en el centro del debate"

[Leer reseña: HTML o PDF]

 

 

Para leer estos documentos debe tener instalado Acrobat Reader, lo consigue gratuitamente a través del siguiente icono:

Adobe Reader


 

Psychikós: Revista de Psicología 2002-2004

VOL. I   NUM. 1   mayo 2002

VOL. I   NUM. 2   abril  2004

 

Creative Commons License
Revista Psicologia(s) is licensed under a Creative Commons.

 

© UPR-RRP, 2008